La arquitectura rural de los almazaras aumenta el flujo turístico en España

Las almazaras son uno de los principales artefactos para la producción del aceite de oliva alrededor del mundo. Si te gusta conocer, ahora puedes gozar de todo un día rodeado de olivos, aprendiendo todo el proceso para la producción de aceite, también conociendo las diferentes clases de aceitunas gracias al oleoturismo. Un nuevo tipo de turismo que se enfoca en la producción de aceites. Todo esto lo puedes realizar al mismo tiempo que aprendes las principales características de los procesos de fabricación y los beneficios para tu salud y España es el país indicado para estas nuevas aventuras.

Un 60% de los turistas son de nacionalidad española, aunque también se observan ingleses y franceses, los cuales demuestran mucho interés en el aceites de oliva de España. Gracias a todas las investigaciones realizadas, a las personas que les interesa el oleoturismo buscan practicar un turismo rural, conociendo de primera mano las actividades realizadas en determinada comunidad y que tienen como resultado un producto como el aceite de oliva, una experiencia familiar y única dentro del turismo. Este tipo de turismo la combinación perfecta entre el turismo y la historia de un país, presentada de forma dinámica y diferente que impulsa económica y culturalmente a las nuevas returism y generaciones.

Estos recorridos se realizan en la parte sur de la Península Ibérica y en las zonas costeras del mar Mediterráneo, donde se localiza la mayor parte de la producción de aceite de oliva. Una vez allí se da a conocer la historia del aceite y se organizan diferentes paseos en los territorios de olivos, llamados almazaras, siendo estos los encargados de fabricar este producto. Por lo general estos tour están complementados con catas de las diferentes variedades de aceite de oliva, expandiendo los paladares. También se puede disfrutar dependiendo de otros beneficios como la hacienda de masajes y tratamientos de bellezas con este mismo novedoso ingrediente.

Y por si fuera poco, se puede disfrutar de un excelente día de campo, conociendo la historia, fabricación, producción y cata puede ser una de las experiencias memorables para las personas que aman el turismo rural, donde tienen la oportunidad de conocer los productos que hacen famosa a una región específica, mejorando la cultura de la zona y del país en general. Con los nuevos paquetes que se crean para los turistas puedes salir hasta con un tratamiento relajante y diferente que no hubieras encontrado en otro sitio.

Al visitar estas producciones de aceite de oliva también puedes explorar las rutas de Molino de Zafra, Sierra de Cazorla y Reino de Granada, una experiencia imposible de olvidar. Todos los viajeros cuentan con numerosas opciones para conocer los lugares donde se fabrica el aceite y cargado de anécdotas como historias contadas por los lugareños que le añaden encanto y personalidad al tiempo que están disfrutando de una arquitectura rural poco apreciada y que muestra otro paisaje de España, diferente a las playas y centros comerciales más concurridos durante las épocas vacacionales. Además estos paseos son accesibles a todos, por lo que puedes ir las veces que desees.

No dejes de ir a una hacienda de olivos y absorber todos lo presentado durante tu recorrido, ya que te iras con una nueva idea del aceite de oliva que además de ser saludable tiene una historia increíble.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *